pisos de lujo

 

Con las cifras en la mano, no es aventurado asegurar que vivimos en un país de propietarios: el 84% de los españoles poseen una vivienda, según un estudio de este mismo año realizado por el portal Fotocasa. Una cifra muy superior a la de otros países europeos. Y es que en España quien puede se compra un piso en lugar de alquilarla y, aunque hace pocos años la tendencia alcista de la compra se estancó, la rápida recuperación indica que la causa derivaba más de las consecuencias de la recesión económica a las familias y del limitado acceso al crédito que ofrecían las entidades bancarias, que de un posible cambio de mentalidad de los compradores.

La mayoría de los pisos en propiedad se destinan a vivienda habitual, concluye el mismo informe. En concreto, el 78% constituyen el domicilio de sus propietarios, un 11% son segundas residencias y el 7% se destina al alquiler. Según Fotocasa, el 4% restante corresponde a viviendas desocupadas. Este porcentaje tan reducido llama especialmente la atención, debido a la alta rentabilidad que supone poner un inmueble de alquiler, sobre todo si el piso está en una gran ciudad como Barcelona o Madrid. No hay más que observar los estudios sobre la materia. Idealista, otro de los portales de referencia en el sector inmobiliario, señala en un informe reciente, que el precio de los pisos de alquiler en España ha aumentado un 24% respecto al mismo período del año anterior. El portal aporta más datos y concreta que, durante los meses de verano, el precio medio del metro cuadrado llegó hasta los 9,4 euros.

La falta de oferta, la clave de la rentabilidad (piso de lujo Barcelona)
La principal razón que hace encarecer el precio de los pisos de alquiler es la falta de oferta. Este factor, combinado con una demanda en aumento, hace que los precios suban, especialmente en localidades como Barcelona o Madrid, donde los pisos de alquiler en zonas céntricas o de moda están muy buscados y los arrendatarios tienen que hacer frente a una competencia muy dura para hacerse con un apartamento. De hecho, son muchos los que se ven obligados a buscar un piso en estas ciudades, ya sea por trabajo o porque se trasladan a estudiar allí durante una larga temporada. Esta situación está provocando graves problemas de vivienda y muchas personas, especialmente los más jóvenes, se han visto obligados a abandonar sus barrios de toda la vida para ir a vivir al extrarradio e incluso fuera de las ciudades. Un ejemplo claro de este proceso lo encontramos en Barcelona. Si bien su Ayuntamiento aseguraba hace un año que en la ciudad el 30% de la vivienda estaba destinada al arrendamiento -un porcentaje muy por encima de la media española- lo cierto es que en ningún caso acaba de absorber toda la demanda y los precios en la ciudad condal no paran de crecer y ya rondan los 800 euros de media. Estos importes hacen que los propietarios de pisos vean el hecho de ponerlos en alquiler como una oportunidad de conseguir ingresos económicos de manera fácil.

Es mejor un alquiler turístico o un alquiler de larga duración?(pisos de lujo en Barcelona)
“Para el propietario no hay una opción mejor que otra, ya que las dos posibilidades tienen sus pros y contras” asegura Lois Avendaño, coordinador de siniestros de ARAG. El aumento del turismo ha tenido una influencia notable en el mercado inmobiliario de alquiler, sobre todo en Madrid y en Barcelona, ​​ya que muchos propietarios se han decantado por destinar su piso al arrendamiento turístico, con o sin licencia. Arrendar por días o semanas les proporciona una rentabilidad mucho más alta que hacerlo por largos períodos de tiempo, pero esta tendencia no ha hecho más que reducir el número de pisos disponibles para alquileres de larga duración, haciendo subir así el precio de mercado de éstos.

Avendaño reconoce que el alquiler turístico es más rentable, pero también puede ocasionar más dolores de cabeza al propietario, que deberá contratar personal de limpieza entre una estancia u otra, vigilar el estado del inmueble de manera continua y hacer frente a posibles problemas que surjan con los vecinos.

Puedo destinar mi piso en alquiler social?
En algunas ciudades como Barcelona, ​​sí es posible. Esto sucede gracias a las medidas que el Ayuntamiento de esta ciudad está creando para favorecer el aumento de la oferta de pisos y ofrecer así alternativas más asequibles a los arrendatarios con menos recursos. Y es que uno de los principales retos de la administración es reducir al máximo el número de inmuebles vacíos. En la mayoría de casos, los propietarios querrían vender sus pisos pero prefieren esperar que el mercado se recupere del todo para hacerlo. Mientras tanto, tampoco se decantan por poner el piso en alquiler ya que, o bien les preocupa la inseguridad, o bien el inmueble necesita una puesta al día y no quieren asumir los costes de la reforma.

Cómo hacer frente a un impago?
El principal miedo de las personas que ponen un piso de alquiler es sufrir un impago. Tener que reclamar las rentas es una tarea a la que nadie quiere fe

Add a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *